Endúlcese la vida, no la sangre

Una campaña destinada a concienciar a la población general sobre que el exceso de glucosa en sangre, además de provocar diabetes, acaba teniendo repercusiones a nivel renal pudiendo inducir a una insuficiencia renal crónica.

 

Como imagen se eligió un reloj de arena con sangre y azúcar, simbolizando que si no se controla la diabetes, es sólo cuestión de tiempo que la sangre acabe con unos niveles demasiado elevados de glucosa.

 

La campaña se desarrolló simultáneamente en todas las ciudades de España.